Novedades
 

UN LLAMADO AÚN MÁS ALTO


«Entonces Pedro se acercó y le dijo: Señor, ¿cuántas veces pecará mi hermano contra mí y yo le perdonaré? ¿Hasta siete veces? Jesús le dijo: No te digo hasta siete, sino hasta setenta veces siete.»

Mateo 18:21-22

Lee 1ª Pedro 2:19-23

Es natural querer defendernos ante una situación injusta.  No obstante, aunque resulte poco natural permanecer tranquilos, devolver con bien cuando nos maltratan o responder pacíficamente cuando alguien nos ofende, cuando hacemos esto estamos demostrando que tenemos un entendimiento claro de nuestro llamado como creyentes.

Dios desea desarrollar en cada uno de sus hijos e hijas, cualidades que al mundo le parecen poco naturales. Cualquiera puede ser paciente cuando las cosas salen tal y como quiere, pero es una mayor virtud controlarse cuando la provocación toca a nuestra puerta (1 Pedro 2:20).

Fénelon, un teólogo del siglo XVII, expresó esta verdad de la siguiente forma: “No te molestes tanto cuando te defrauden las mujeres y los hombres malvados. Déjalos que hagan lo que quieran; procura hacer la voluntad de Dios. Tus recompensas por cada cosa mala que hagan contra ti serán una paz silenciosa y una dulce comunión con Dios. Fija la mirada en Él”. El Señor permite que lleguen a nuestras vidas situaciones incómodas, y el propósito según las palabras de Fénelon: “lo hace para beneficiarte.

¿Para beneficiarnos? Si, aunque suene algo sin sentido. Cuando respondemos ante la injusticia, como creyentes nuestra ansiedad, inseguridad y pesimismo se convierten en tranquilidad, estabilidad y esperanza.

Entonces, ¿Por qué atacamos, cuando nos maltratan? ¿Por qué somos tan prestos a buscar venganza? ¿Por qué nos cuesta tanto responder con un bien a nuestros enemigos? Es quizás porque no entendemos que el nuestro es un llamado aún más alto: “Así que, somos embajadores en nombre de Cristo; y como Dios os exhorta por medio nuestro, os rogamos en nombre de Cristo: ¡Reconciliaos con Dios!” (2 Corintios 5:20).

  1. No hablamos de no hacer nada contra la violencia en cualquiera de sus manifestaciones, toda violencia debe ser denunciada; de lo que se trata es de no guardar en nuestros corazones odios y rencores (Mateo 18:21-22), y de perdonar y amar de la misma forma que nosotros lo fuimos pese a que no lo merecíamos.
  2. La mejor forma de responder al mal es haciendo el bien, la mejor forma de pelear contra la injusticia es a través de la reconciliación.

Mi devocional

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

logo