¿TIENES PROBLEMAS MATRIMONIALES?


LECTURA: EFESIOS 5:22-33

Si actualmente tienes problemas matrimoniales, no te preocupes, todas las personas casadas en algún momento tienen problemas conyugales. En todo matrimonio es normal que se presenten problemas de todo tipo.

Al inicio de un noticiero, el presentador casi de forma inmediata leyó estos titulares: “Esposas japonesas se están revelando frente a los maltratos de sus esposos” y “México trata de buscar solución a la ola de violencia matrimonial”.  Diferentes culturas, pero los mismos problemas. ¿Por qué se da esto?

¿Quizás podría ser que pensemos que nuestra pareja, debe satisfacer las necesidades más profundas de nuestros corazones?  Si esto es así, hemos puesto sobre la espalda de la otra persona una carga imposible de sobrellevar.  Si pensamos de esta forma, lo más probable es que tengamos el problema de no aceptar la responsabilidad de nuestros actos y prefiramos echarle la culpa al cónyuge.

En Efesios 5:22-33 encontramos el diseño divino para el matrimonio. Si seguimos estas simples instrucciones nos ahorremos la mayoría de problemas que enfrentamos en las relaciones maritales, pero si las tomamos como una lista de verificación para juzgar a nuestra pareja, se pueden convertir en una fuente de problemas.  La clave al leer estos pasajes es poder encontrar nuestro rol o funciones dentro de una relación.  Recuerda que el motivo por el cual nos dan instrucciones en cualquier aspecto de la vida, es para sacarnos de nuestra ignorancia con respecto al uso del objeto que está siendo descrito en el manual. De igual manera en la Biblia, nuestro manual de vida, encontramos las instrucciones de Dios para cumplir satisfactoriamente con el objetivo de nuestras vidas, vivir de acuerdo con la voluntad de Dios.

Por un asunto práctico, nos encantaría tener un matrimonio feliz y sin problemas que funcione por sí solo, más la realidad es otra, un matrimonio necesita esfuerzo y perseverancia.  Dios nos llama a trabajar en nuestra relación con Él y con la persona a quien prometimos amar.

  1. El éxito en el matrimonio es más que estar con la persona adecuada, es ser la persona adecuada con la ayuda de Dios.
  2. No lo dudes más, involucra a Dios en tu relación y los resultados serán sorprendentes.

“Por tanto, cada uno de ustedes ame a su esposa como a sí mismo, y la esposa respete a su esposo”  (Efesios 5:33).

www.midevocional.org

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

logo