SIGUE CAMBIANDO VIDAS


LECTURA: LUCAS 8:4-15

Se trataba de un muchacho muy problemático que vivía en un orfanato pero estaba a disgusto en ese lugar.  Era desobediente, insolente y en lo más profundo de su corazón sentía una tristeza que le ahogaba, y es por ello que en un intento de superar esta situación, huyó; no obstante, en su fuga el muchacho se llevó una Biblia que le habían regalado los directores del lugar.

Luego de un tiempo, el joven regresó al orfanato, reencontrándose con muchos de los que habían sido sus compañeros y con los encargados del lugar. Asombró a quienes le escuchaban cuando les contó, que después de un rato de haber divagado por aquí y por allá, empezó a leer la Biblia y terminó concluyendo: “¡Quiero aceptar a ese Jesús del que habla la Biblia!”.

¡Cuán increíble es la Biblia!  A través de la historia ha logrado conquistar corazones, de ladrones, asesinos, tramposos, embusteros, y hasta el corazón atormentado de un joven a quien el Espíritu de Dios se encargó de mostrarle su necesidad de salvación a través de ella.

Ciertamente hoy al igual que ayer, vivimos en un mundo que necesita oír las buenas nuevas que la Biblia ofrece.  La Palabra de Dios contiene en sus páginas palabras de consuelo, esperanza, gozo y redención; así como palabras de juicio por los pecados que cometemos, que nos hacen meditar en nuestras acciones, y corregir nuestro andar.

Sin embargo, no todo el que lee la Palabra de Dios entiende su necesidad de salvación. El mismo Señor nos advierte de ello claramente en la muy conocida parábola del sembrador, la cual encontramos en Lucas 8:4-15.  Hemos de sembrar semillas de la Palabra de Dios, pero nosotros no decidimos en cual corazón habrán de germinar, nuestra labor se limita a sembrar y regar las semillas.

Muchas veces buscamos herramientas para testificar de nuestra fe, lo cual no es malo, pero  muchas veces pasamos por alto la mejor de las herramientas: la Palabra de Dios.

  1. ¿Por qué no regalas una Biblia? El libro de Dios sigue cambiando vidas.
  2. La Palabra de Dios es una flecha que siempre da en el blanco.

“Porque la Palabra de Dios es viva y eficaz, y más penetrante que toda espada de dos filos. Penetra hasta partir el alma y el espíritu, las coyunturas y los tuétanos, y discierne los pensamientos y las intenciones del corazón”  (Hebreos 4:12)

www.midevocional.org

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

logo