LA ANUNCIACIÓN


El relato de la “Anunciación”, nombre genérico por el que conocemos este pasaje bíblico, pone a nuestro alcance jugosas enseñanzas. Entre otras, nos ilustra el progreso personal experimentado por una mujer, María, en el marco de un episodio inaudito y absolutamente anómalo; el encuentro con un ángel…y con un mensaje.

Lo más probable es que Lucas se reservara elementos literarios y retóricos en beneficio de una narración condensada de lo acontecido; pero también es posible que plasmara el relato tal y como le había llegado a él. De cualquier manera, se trata de uno de los pasajes bíblicos reveladores de la trascendencia con la que Dios obra en auxilio del hombre.

María, clave en el plan, experimenta tres secuencias diferentes: primeramente, perplejidad; seguidamente, escepticismo; y, finalmente, una respuesta resuelta y decidida a asumir su rol. Si tras escuchar al ángel, manifiesta unas comprensibles vacilaciones ante su anuncio (v. 34: “¿Cómo será….?”), posteriormente, en un cambio radical, lo hace partícipe de su entrega y obediencia al mismo (v.38: “…he aquí la sierva del Señor”….”hágase conmigo conforme a tu palabra”) ¡Qué gran momento!

Este pasaje, excepcional en la Historia, presenta  realidades extrapolables a nuestra vida. Las imperfecciones (pecado) nos generan susceptibilidad hacia Dios. Es natural; pero recordemos que del oír viene la FE. Un acercamiento confiado a ÉL alberga, en sí, un gran poder transformador, ya que su VERDAD nos alumbra el camino, también en nuestras pruebas y dificultades.

¿Podemos nosotros estar ante un tiempo especial? ¿Estamos receptivos? No lo dejemos pasar.

Roberto Costa · Dénia

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

logo