DESPOJADO DE SU GLORIA PARA LLEVARNOS A LA GLORIA


Juan 17:5

En este texto encontramos a Jesús orando, a punto de abandonar esta tierra tras haberse despojado de toda su gloria. Ahora, con su obediencia a Dios a punto de llegar a la última de sus exigencias (la muerte en la cruz), el Verbo encarnado desea volver a recuperar la gloria que siempre tuvo junto al Padre, pues podía decir aquello de ¡Misión cumplida!

Pocas peticiones más justas (o ninguna) encontraremos en las Escrituras y en cualquiera de nuestras oraciones. Pues, despojarse de la gloria que había tenido junto al Padre antes de que el mundo fuese, no fue un acto que ninguno de nosotros mereciéramos, ni siquiera una necesidad para sí mismo. Fue un acto de amor lleno de gracia y misericordia que le llevó, no sólo a desprenderse de su gloria, sino a encarnarse como el más humilde de los niños y vivir como el más sencillo de los hombres, hasta morir como el más vil de los humanos, para que nosotros tuviésemos la oportunidad de disfrutar algún día junto a él, de esa gloria que ahora pide al Padre que le restaure. 

¡Gloria a Dios por desear que el Hijo dejara su eterna gloria para entrar en  el tiempo como uno de nosotros, y así rescatarnos!

Ahora, que haya en nosotros la misma actitud que hubo en Cristo Jesús, quien siendo igual a Dios, se despojó de su gloria y se encarnó como hombre para servir en obediencia al Padre hasta la mismísima cruz (Filipenses 2:5-8).

Pedro Rico, Elche

One thought on “DESPOJADO DE SU GLORIA PARA LLEVARNOS A LA GLORIA

  1. No hay nada como la obediencia ; a mi hijo cuando era pequeño, 3 años recién cumplidos, le enseñé a obedecer porque a esa edad es cuando se reafirman y ven hasta dónde pueden llegar y la obediencia siempre se ve como un fastidio porque hay que dejar de jugar para lavar las manos para sentarse a comer entonces yo le enseñé que la obediencia no es para su fastidio sino para su beneficio porque por ejemplo, lavar las manos antes de comer es para evitar enfermedades, y asi le puse muchos ejemplos, lo entendió a la primera y ya no hubo problema pero el caso de Jesús no solo es obediencia fue una decisión de obligación moral ya que el morir por nosotros y como un criminal porque fue muerte de cruz a El no le beneficiaba en nada pero ahi está su entrega, su amor que sin culpa alguna murió por nosotros como chivo expiatorio.
    Gracias Señor por tu inmenso amor.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

logo